domingo, 24 de enero de 2016

Moussaka de bonito fresco con falsa bechamel de calabacín (Thermomix)

La Moussaka es una especie de lasaña griega en la que las capas de pasta se sustituyen con berenjenas. Es una buena apuesta si estáis a dieta, porque combina verduras y proteína y es muy sabrosa. Además puede congelarse por lo que podréis hacer raciones individuales para llevaros al trabajo.
Moussaka de bonito fresco con falsa bechamel de calabacín
Normalmente la moussaka se hace con carne picada (en Grecia con Cordero, pero aquí con ternera o cerdo) pero en este caso he preferido hacerla con bonito fresco que compré ayer y que estaba muy bueno.

También podéis hacer esta receta sin Thermomix, pero yo como me la acabo de comprar, la uso bastante.

Ingredientes:
2 berenjenas hermosas (con la piel muy lisa)
Media rodaja de bonito fresco
1 bote de tomate casero o natural
albahaca
orégano
sal

Para la bechamel de calabacín:
1/2  cebolla
2 Calabacines
nuez moscada
sal y pimienta

Preparación:

Cortar las berenjenas en rodajas de 1 cm, salarlas y colocarlas sobre papel de cocina para que escurran el agua una media hora.

Mientras colocar en el vaso de la thermomix el bote de tomate natural o hacer una salsa de tomate. Añadir un cubilete de agua, unas hojas de albahaca fresca y orégano. Programar 20 minutos, varoma, velocidad cuchara y colocar encima la varoma con las rodajas de berenjena. Si no caben todas se puede usar la bandeja de la varoma.

Si no tenéis Thermomix se pueden hacer las berenjenas al vapor o incluso en el horno, tapadas con papel de aluminio.

Mientras se hacen las berenjenas, picamos media cebolla y la rehogamos con un poco de aceite y cuando esté dorada echamos el bonito cortado en dados pequeños. Apagamos enseguida para que el bonito quede jugoso y no se seque.

Cuando acaben las berenjenas, apartamos la varoma y metemos el bonito en la thermomix con el tomate. 2 segundos, velocidad 4 para picarlo y mezclarlo bien. Si veis que queda muy seco, se puede añadir un poco de tomate frito. (Sin Thermomix podéis mezclarlo a mano y machacarlo un poco con un tenedor)

Montamos en una fuente de horno las capas de la mussaka con las berenjenas, la mezcla de bonito, berenjenas, más bonito y berenjenas.
Capas de berenjena montadas

Para cubrir, si no estáis a dieta podéis usar bechamel, pero si queréis bajar peso podéis hacer una falsa bechamel con calabacines.

Ponéis en la thermomix media cebolla, dos calabacines pelados y un chorro de aceite. Troceáis a velocidad 4 y programáis 20 minutos, varoma velocidad cuchara. Pasado ese tiempo podéis añadir un poco de leche y trituráis la mezcla a velocidad 8 y comprobáis si ha quedado una crema suficientemente espesa (el calabacín suelta mucha agua)
Si aún es una crema ligera programáis otra vez 20 min, varoma, velocidad cuchara hasta que os quede un puré espeso y lo echáis como si fuera bechamel para cubrir la mussaka.
Moussaka de bonito con falsa bechamel de calabacín justo antes de entrar al horno

Cubrir con queso light rallado o unas hebras de mozzarela y tostar al horno para que ensamblen todos los ingredientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada